#UltraChamba en Canadá. Día 3.

El cuerpo sigue cansado pero ya no fatigado, el cambio tan grande de horario aún pesa pero poco a poco se va ejecutando la adaptación a tierras canadienses.

A las 7 arriba, a lo más alto, como todo en su vida. Algo de fruta y series en altura, como le gusta sufrir a este tío. Los resultados magníficos, por fin.

El equipo entero se preparaba, tras un buen desayuno, para ver el primer tramo de bicicleta y madre mía de mi vida. El viento atizaba con fuerza y dejaba claro que esto no está hecho para cualquiera, que lo de ultra hombres es verdad. Aún así, #UltraChamba se lleva las dos orejas porque las sensaciones fueron justo las que esperaba. El rabo, esperemos que lo recoja el día de la competición.

Tras ambos entrenamientos tocaba subir a la base con su equipo para planificar la estrategia, como los superhéroes. Y yo no sé si tendrá superpoderes, pero no tiene que estar muy lejos la cosa.

Abdominales, cena y a la cama. Que para no variar, un día más es un día menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *