Todas las entradas de: Emilio Blanco

#UltraChamba presenta Australia junto al Real Betis

Chamba betis

http://www.realbetisbalompie.es/es/noticias/actualidad/6562/chamba-participara-en-el-ultraman-de-australia

El Real Betis Balompié ha acogido la presentación  del atleta Juan Bautista Castilla ‘Chamba’ de cara a su participación en el Ultraman de Australia, que se celebrará los días 14, 15 y 16 de mayo. El Presidente de la Fundación RBB, Rafael Gordillo, acompañó al deportista onubense en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva Luis del Sol. Chamba quiso “agradecer al Real Betis por su apoyo porque este es el cuarto año que estamos aquí”.

UltraChamba en la UltraTrail de Sevilla

El día estaba preparado para la batalla y nuestro deportista, para variar, también. 105 kilómetros por delante que no tenían pensamiento de dar ninguna tregua. UltraTrail. Solo el nombre da miedo, el terreno ya es el que hace la pesadilla tangible.

Para UltraChamba no era la primera vez, ya había venido más veces. Dos para ser exactos. Cada cual más dura, que no está de más recordarlo. Este año la cosa era diferente desde el principio. Desde mucho antes de salir. La forma de afrontar la prueba ya venía marcada por su pretemporada. Por la más dura que ha hecho hasta ahora, sobre todo sumando kilómetros.

Nuestro deportista afrontaba la salida corriendo con la dureza extrema de la prueba en mente. Y con el frío también muy extremo en el cuerpo. La sierra norte de Sevilla no perdona a nadie.

El grupo de cabeza acogía a UltraChamba una vez más y no estaba dispuesto a fallarle a esa oportunidad.

Kilómetro 6. Su grupo toma una dirección rara. Algo no olía bien. Pero la moto de la organización que los presidía parecía estar segura de lo que estaba haciendo. Asique a seguir corriendo detrás suya se ha dicho. Kilómetro 12. Sus peores presagios se hacían realidad cuando el piloto asume que se ha equivocado 6 kilómetros atrás. Esto sumaría 12 kilómetros más a una Ultra que ya era demasiado dura con 105.

Los cuerpos de este primer grupo sucumbían al poder de la rabia y decidían salir rápido. El primer avituallamiento les decía que aún iban entre los 60 primeros porque los demás no se habían equivocado. ¡Eso os pasa por correr tanto! Les gritaban mientras adelantaban. Buena cara siempre, como tiene que ser.

En el kilómetro 40 todo volvía a su sitio. Un grupo de 15, con UltraChamba entre ellos, se ponía en cabeza . Kilómetro 63. Llega el avituallamiento más grande de la prueba. En él estaba la ropa de cambio para afrontar la noche. Los primeros en llegar, un grupo de 5 en el que se encontraba nuestro deportista. Un ritmo alto de los otros 4 participantes pero no tuvo ningún problema para aguantarlo. Por suerte.

Empieza aquí la segunda parte de la carrera. Entre los 5 toman una decisión. Abandonar la prueba por la falta de organización del principio y sobre todo por no ofrecerles ninguna situación. Al estar los 5 de acuerdo, UltraChamba acepta pero decide terminar sin dorsal. Era pretemporada y era entrenamiento.

La sorpresa invadía a tres de estos cinco, cuando ya algunos cambiándose y UltraChamba esperando al grupo que les precedía para seguir, la organización les dice que los otros dos deportistas en cuestión habían salido hacía 15 minutos. Increíble. Rotura de pacto, que se puede llamar. Quizá por esto decidieron seguir, a cuchillo. Sin sangre pero con pelea.

Los tres compañeros deciden terminar juntos, fuese como fuese. Se lo merecían y estos si que no estaban dispuestos a fallarse. La palabra vale más que cualquier medalla.

42 kilómetros que se harían más que fuertes y mucho más que duros. Uno de estos tres arroja su toalla y pide a los dos que tiren, que tenía que bajar el ritmo para poder terminar. Muy a su pesar, UltraChamba y su compañero le hacen caso y deciden seguir solos. Nuestro deportista, muy bien de fuerzas decide no dejar a este compañero solo pase lo que pase. 42 kilómetros en los que, como nos decía él mismo, gana un primo porque ambos se ayudan mutuamente para llegar juntos. 120 kilómetros que se hicieron duros desde el 1 al 105. Sumándole los 15 de regalo. Vaya tela.

Es ahí, cerca de la meta, cuando su compañero decide cederle la tercera posición a UltraChamba. Por aguantar gracias a él, decía.

Eso si que fue un premio, y no el tercer escalón. La temporada así, se empieza mucho mejor.

UltraChamba más rosa que nunca

Chamba mujer

El pasado sábado, más de mil participantes unieron en Valverde del camino sus voces para gritar por la igualdad. Un grito unánime que pedía justicia para el trato a la mujer. Un grito unánime que no pedía ni más, ni menos, pedía lo mismo. Y como no, Chamba era uno de ellos.

Acompañado de su familia y amigos entonó su particular canto y se unió a esta bonita causa, a estos bonitos 15 kilómetros.

Además de la gran lucha que perseguía esta propuesta, los beneficios serían exactamente para eso, para beneficiar a los que lo necesitan. Las hermanas de la cruz y la lucha contra el cáncer.

Desde aquí agradecer a la asociación de la mujer de Valverde por tan bonito evento. Va por Encarnación Pérez, va por las mujeres.

Érase una vez una gran temporada

Poner punto y final a esta temporada es cosa de Ultrahombres, ya que muchos, incluidos nosotros, querríamos repetirla durante toda la vida. Un sueño hecho tangible, tan tangible que hemos podido hincarle el diente y saborearla.

Un entrenamiento hecho a la medida de #UltraChamba lo ha hecho disfrutar de una forma tan especial, que las pruebas sólo han sido la guinda del pastel. Del pástel de boda, porque así acababa esta temporada. ¡Vivan una vez más los novios!

De antemano se notaba la dureza que iba a exigir dicha temporada, porque el reto era Canadá. Mundial y Ultraman, ambas palabras en un mismo nombre lo dicen todo. Y más dura aún por la sombra de Gales del 2014 y su tercer puesto en el mundial. Las miradas caían en nuestra espalda, pero eso nunca fue un problema. El esfuerzo del día a día era la meta real, y, sobretodo, superarse. El final fue increíble, los resultados también, pero Chamba sigue quedándose con el trabajo previo y futuro. Como dijeron en su día: “El trabajo duro vence al talento cuando el talento no se está esforzando.”

La temporada empezó a finales de Octubre principios de noviembre. Una preparación muy meticulosa iba a ser el preludio de esta segunda parte de una saga que no sabemos cuando acabará. La buena base del año anterior ayudó a la aclimatación de cuerpo y mente y las respuestas que el cuerpo da a esos estímulos tan fuertes son mucho mejores de las que habríamos previsto jamás.

Hacer una selección de pruebas es difícil, pero por lo que fueron, estas han sido las que más han dado al futuro de nuestro #Ultrafondista.

Mérida, 101km nocturnos el día de su cumpleaños. Meteorología dura, recorrido aún más duro y resultado increíble. Escapado desde el km 22 gana una carrera que no pudo conquistar el año antes. Los resultados estaban a la vista desde el principio.

Ronda, 101 km exageradamente calurosos. 56 kilómetros encabezando una carrera acompañado de cinco fieras dispuestos a todo. El calor hace estragos y un corte de digestión hace que Chamba tenga que parar. Ante la mirada atónita de todo el mundo, se niega a abandonar y cuarenta minutos después termina por casta que no por fuerza. Décimo y menos mal.

Bandolero, 150 km. Mal clima, poco material y las cosas cuesta abajo y sin frenos desde el principio. Una caída por falta de luz hace que su abductor quisiera descanso a 50 kilómetros del final. 96 kilómetros en cabeza hacen plantearse forzar, pero la temporada era larga y una retirada a tiempo es una victoria. La elegimos como favorita porque perder enseña incluso más que ganar. Bandolero, volveremos. Es una amenaza.

Un puñado de carreras más y todas afrontadas con fatiga hacen palpable que el entrenamiento está siendo increíble. Ultratrail de los Alcornocales. Tercero en mucha fatiga que sabia a gloria.

Triatlones de media distancia. Salamanca, por ejemplo. Buena carrera y con una vuelta de sobra porque no nos informaron bien.

La acumulación de horas estaba haciendo lo que tenía que hacer y estaba dando los resultados que queríamos ver.

Desafío Herbalife. He aquí el punto clave para llegar a Canadá como un toro. Dos pruebas, Bola del mundo en Madrid y Sierra nevada. Segundo en la general y que empiece la batalla, que estamos preparados.

Canadá fue un sueño. Aún se dejan pasar por aquí los escalofríos. Los primeros días fueron demasiado duros, el cuerpo de Chamba no se aclimataba ni a la hora, ni al lugar, ni a nada de nada. El miedo se le veía en los ojos pero sabía que no podía tirar la toalla. Un día antes de empezar, su cuerpo le dice que no estaban allí por casualidad, por fin.

El primer día de prueba nadaba como un tiburón y cogía la bici como él mismo porque no hay comparaciones posibles. Sexto en el agua y comiéndose a tres en el sector de bici, tercero en la general. El recuerdo de Gales empezaba a temer por su posición. Y el dolor, como le dice su psicóloga, no está porque te has acostumbrado a él.

El segundo día fue una batalla de dioses. Tres UltraMan dispuestos a ganar fuese como fuese. 290 km de lucha indiscriminada por una victoria que daría alas. Segundo ante la bandera de cuadros, y un tercero en la general mucho más afianzado.

La estrategia del tercer día era aguantar. El tercero estaba muy bien y los que se tenían que pelear eran los de delante. Pero claro, esa estrategia no se la creía ni él. Una vez allí, no se rendía nadie. Tirar, tirar y tirar para reventar el record mundial que ya tenía el año antes. 7 horas y 17 minutos en triturar los 90 km corriendo. Y una segunda posición en la general que demostraban que el año había sido perfecto.

Esta forma de vida, como el mismo Chamba nos decía, lo es todo para él. Una vez acabe un par de compromisos que le quedan, dará rienda suelta a una nueva temporada. Ya que su descanso se lo ha tomado en su luna de miel.

2016 aún no sabemos como será, pero lo único que tenemos claro es que, seguro, y pase lo que pase, estará marcado porque dar todo habrá sido el único objetivo claro.